jueves, 9 de febrero de 2012

NUESTRO CENTRO PARA MEDITACIÓN: AIRE, AGUA, TIERRA Y FUEGO

Siempre me gusta experimentar por mi cuenta variantes en aquello que conozco y domino. Creo que esta es la base para desde una perspectiva de responsabilidad y creatividad introducir mejoras sustanciales.
El Feng-Shui, ya hemos visto que tiene mucho de intuitivo y la decoración también. En este blog hemos hablado de muchos aspectos tales como elementos, variedades de decoración, cristales, colores... etc.. Y así podríamos seguir hasta aburrirnos o hasta innovar.
Tomemos como base para el post de hoy los 4 elementos de nuestra tradición occidental. AIRE, AGUA, TIERRA Y FUEGO.
En el lugar de nuestra casa donde más a gusto nos encontremos vamos a crear un motivo evocador de todos ellos.



  1. Dispondremos sobre una bandeja de madera de unos 50x50 cms. aproximadamente, un lecho de arena fina, sobre el cual depositaremos 4-5 piedras de un tamaño acorde a la bandeja y los más distintas y asimétricas que podamos. HEMOS "CREADO" EL ELEMENTO TIERRA
  2. Depositemos ahora un cuenco de madera con agua de manera que quede rodeado por las piedras por todos lados menos por uno. AGUA
  3. Dispón un pequeña vela de tu color favorito en la piedra más alta del conjunto, fíjala derritiendo previamente un poco de cera sobre ella. FUEGO
Cuando te sientes a contemplar nuestro conjunto, renueva el agua del cuenco y prende tu vela con cerillas no con mechero.
Y.......claro, falta algo, ¿no? AIRE 
  • Este elemento lo pones "tu". Si, tus reflexiones, pensamientos, deseos, visualizaciones, meditación en definitiva. Aunque si te sientes más agusto teniendo un testigo dentro del conjunto, introduce un cristal de cuarzo en algún lugar de este o una piedra de color azul.
Cuando te sientes a contemplar tu centro, tranquilo, relajado, verás que todos los elementos que en el has introducido, favorecen en gran manera la meditación y reflexión sobre tus cuestiones puntuales.

Entradas populares

TU BÚSQUEDA

Mi lista de blogs