domingo, 3 de marzo de 2013

EL UMBRAL DE NUESTRA PUERTA PRINCIPAL: EL PRIMER PASO PARA UN BUEN FENG-SHUI

Si observas las antiguas construcciones chinas, verás en los puntos culminantes del tejado y aleros sobresalientes, cabezas decorativas de leones y dragones para proteger a sus moradores de influencias negativas.


No es más que el intento de que el chi que se acerca a la vivienda, entre en ella de manera fluida y no precipitada. Aparte de la rica simbología china, nosotros podemos ofrecer soluciones sino contamos con un acceso a la casa diáfano o de exterior.

Si tu vivienda dispone de acceso exterior al aire libre:

  • Procura si tienes porche, que los pilares de este no sean muy anchos, ya que dificultarían la llegada de la energía a tu hogar. Si no hay forma de corregirlo, coloca enredaderas o hiedra en las mismas.
  • No coloques objetos o muebles de exterior de formas angulosas o aristas sobresalientes. Pon plantas, arbustos a ambos lados, son fenomenales para recibir al chi.

Y si tenemos un pisito o apartamento y para más problema el pasillo comunitario que lleva a nuestra vivienda es grosero??
  • En todo caso hay que actuar y lo mejor es que si nuestra intuición nos dice que resulta algo triste el acceso a nuestra casa, "alegremos el libre fluir" del chi.
  • Comienza por un felpudo que te agrade y que no sea cuadrado o rectancular.
  • Personaliza en la medida de lo posible tu entrada: una planta, un distintivo en la puerta como puede ser la placa de los residentes, enamarcada en pequeñas bolitas de cristal. 
  • Coloca un bailarín de viento en el recibidor.
Se trata de que tu intuición opere de forma importante, pues importante es la entrada de tu casa. Mucho más  de lo que le gente imagina. El chi entra en casa por puertas y ventanas, pero la puerta principal es vital.

Entradas populares

TU BÚSQUEDA

Mi lista de blogs